MEXICO CITY

COMPRENDER LA COMPLEJIDAD DE LA VULNERABILIDAD

La Evaluación de la Vulnerabilidad muestra que las vulnerabilidades socioeconómicas se intensifican cuando las personas no pueden involucrarse con los servicios de atención médica. Las barreras a la prestación de atención incluyen la falta de recursos, la falta de comprensión de lo que implican los servicios y la falta de confianza en las instituciones y la prestación de la atención.

De la investigación surgieron varias percepciones de la vulnerabilidad para desarrollar diabetes tipo 2 y las complicaciones relacionadas con la diabetes en las personas que viven con ella; a continuación se enlistan algunas de las más frecuentes: 

 

La forma en que las personas y las comunidades se involucran con los recursos de atención a la salud es influenciada por la confianza o desconfianza en la calidad de la atención, el derecho percibido a acceder a esos servicios y las barreras en el acceso. Un seguro insuficiente o la falta total de seguro pueden ser motivadores para manejar la propia salud a fin de evitar situaciones precarias o una experiencia desalentadora para quienes su situación “no tiene remedio”.

Cuando hay muchas necesidades pero los recursos son limitados, es lógico priorizar determinadas necesidades sobre otras. De cara a la desventaja socioeconómica, las personas se encuentran en una situación en la que tienen que elegir entre la comida y la medicación, pagar las cuentas o pagar el traslado hasta su cita en el hospital. De similar forma, cuando se hace frente a más de un problema de salud en un momento dado, las personas eligen concentrar su atención y energía en la enfermedad a costa de otros problemas de salud.

El género es muy relevante para la experiencia de la enfermedad. En una sociedad que pone énfasis en los roles de género tradicionales, las mujeres tienen problemas para manejar su salud al mismo tiempo que sus obligaciones domésticas. Al no querer que se les perciba como egoístas, onerosas o vulnerables, las mujeres en la Ciudad de México a menudo tienden a descuidar los requisitos físicos y nutricionales para la atención de su salud personal. La percepción que las mujeres tienen de sí mismas como vulnerables a la violencia de otros afecta su disposición para dejar la seguridad de sus hogares y, por lo tanto, representa un obstáculo importante para las conductas en torno a la salud, tales como la asistencia a clases informativas o las citas médicas por sí mismas, o la realización de ejercicio físico. Por otro lado, muchos hombres aún dependen del cuidado que les proporcionan las mujeres que son parte de sus vidas. Si no hay nadie que los ayude, los hombres en la Ciudad de México tienen problemas para manejar su propia atención.

El tipo de atención y tratamiento que se busca y utiliza depende de la disponibilidad de opciones particulares y la actitud frente a esas opciones. Por ejemplo, en presencia de la desconfianza en la calidad de los servicios ofrecidos en los hospitales, las personas tienden a buscar formas alternativas de atención, lo que incluye tratamientos homeopáticos, o solicitan el asesoramiento de salud al farmacéutico de su localidad.

Los datos recopilados en la Ciudad de México revelan que las consecuencias negativas y los síntomas de la diabetes (como la pérdida de la visión, la amputación o la insuficiencia renal) a menudo tienen su origen en la falta de comprensión de la enfermedad. A su vez, la poca comprensión de la enfermedad y sus riesgos es el resultado directo de las barreras al acceso a los recursos y la información.

Conceptualizado como un lugar de estrés, explotación, inseguridad social y delincuencia, a menudo se hace referencia al ambiente urbano en la Ciudad de México como el causante de la enfermedad. Además, hay una creencia popular que dice que el miedo y otras emociones negativas intensas, tales como la ansiedad o el estrés (“susto”), causan la enfermedad. Esta creencia de que la diabetes es un asunto emocional o psicológico impone una barrera directa a la satisfacción de las demandas físicas necesarias para prevenir y manejar la condición. Aunque muchos reconocen el impacto del estrés (en particular los factores estresantes en el entorno urbano) y las dietas con alto contenido de azúcar como causante de la aparición de la diabetes, muy pocos reconocen el papel del ejercicio en esta ecuación. No obstante, el reconocimiento de la importancia del ejercicio es sólo una de varias barreras importantes, tales como la ausencia de lugares adecuados y seguros para realizar ejercicio y la disponibilidad de tiempo para hacerlo.

TRES CASOS DE CIUDAD DE MÉXICO

Se presentan tres casos que ejemplifican algunas de las percepciones clave de la vulnerabilidad a la diabetes tipo 2 y sus complicaciones:

three cases from Mexico City

Conozca a Iztac

Meet Iztac
  • 44 Años
  • Sin acceso a servicios públicos de atención médica
  • Tiene obesidad
  • Diabetes tipo 2

ACERCA DE IZTAC

Iztac es una mujer de 44 años del municipio de Iztacalco en la Ciudad de México. Tiene dos hijos y dos nietos y todos viven en un edificio sencillo cerca de la calle principal con un gran tránsito de vehículos y personas. En la esquina de su calle hay una escuela primaria y hay una estación del metro cerca. A lo largo de la calle se encuentran los tradicionales puestos de comida callejera que venden quesadillas y tacos.

Iztac es ciega del ojo izquierdo desde los siete años y el ojo derecho tiene una visibilidad del 15 %. Esto hace que leer y escribir sea difícil para ella. Su diabetes, que fue diagnosticada hace 10 años, ha llevado a un aumento en la pérdida de la visión. Iztac ve la diabetes como “otra enfermedad que se tiene” porque ha “vivido con la enfermedad” desde su infancia, y hace referencia tanto a su visión como a los problemas de movilidad debido a una lesión en la pierna, resultado de haber sido atropellada.

Aunque la diabetes la cansa y hace que le duelan los pies, y ambas cosas afectan su desempeño laboral, Iztac vende botellas de gas puerta a puerta todos los días. Ha tenido episodios de descenso en el nivel de glucosa durante su horario de trabajo y ha tenido que recibir atención médica, lo que significa que no pudo continuar trabajando. Cuando tiene poco dinero, compra una barra de chocolate y una Coca-Cola para aumentar su nivel de glucosa y poder seguir trabajando.

Trabajo mucho,” dice, y es su actitud lo que la ha ayudado a permanecer activa, lo cual considera fundamental en su vida. Sin embargo, sin haber recibido alguna explicación, Iztac perdió recientemente toda cobertura médica, lo que suma a sus dificultades económicas y problemas médicos.

IZTAC Y EL RIESGO DE DIABETES

Su situación actual significa que no puede mantener una dieta saludable debido a la falta de tiempo y dinero, aunque ella sabe que esto es importante para las personas con diabetes. En general, Iztac siente que su diabetes es consecuencia de vivir con estrés debido a los problemas familiares y laborales, un hecho que considera inherente a la ciudad y su dinámica. Desde su punto de vista, su ardua labor, el ruido, la prisa y la inseguridad general son factores que causan estrés y posteriormente causan problemas de salud. Según Iztac, el Distrito Federal es un entorno “que te enferma”.

Usted me puede hablar mucho sobre la nutrición, pero no, (…), yo no puedo apegarme a eso, en parte por mi situación económica, otro tanto porque a veces simplemente comes algo en la calle. En mi caso, al ser diabética, es malo para mí no comer. Algunas veces sólo como unos tacos de tripa y una Coca (…). Con eso puedo mantenerme todo el día”.

¿por qué es interesante el caso de iztac?

Este caso es interesante porque su historia es compartida por muchas de las personas que viven en condiciones similares en la Ciudad de México, en donde una mujer que recibe menos del salario mínimo mensual es la proveedora para sus hijos y nietos. Pese a la indiscutible pobreza, la falta de redes de apoyo y el estar casi ciega, esta mujer es lo más fuerte y autosuficiente que se puede en estas circunstancias. No obstante, si ella perdiera su trabajo, esto empeoraría inmediatamente.

Conozca a Camilo

Meet Camilo
  • 50 Años
  • Con acceso a seguro público de atención médica
  • Diabetes tipo 2

ACERCA DE CAMILO

Camilo es un hombre de 50 años que vive en la zona sur de Ciudad de México. El barrio se caracteriza por una población de nivel socioeconómico diverso. En las calles se puede encontrar numerosos puestos de tortilla, tiendas de comestibles, comercios de vestimenta pequeños, farmacias, etc. De vez en cuando también hay un mercado que ofrece una gran variedad de frutas frescas, carne, tacos, pizza y quesadillas.

Camilo fue diagnosticado con diabetes luego de un episodio de agotamiento. El diagnóstico no lo tomó por sorpresa ya que había tenido experiencia con la diabetes anteriormente. Su madre falleció por complicaciones relacionadas con la diabetes y tres de sus hermanos viven con esta condición. Al principio, su diagnóstico le causó depresión porque sentía que la diabetes implicaba muchas limitaciones. “Al ser diagnosticado como diabético ya no se tiene la misma ilusión de llegar a ser adulto mayor. Los anhelos se van y se acorta la vida”. Como resultado, demoró en buscar apoyo médico hasta que comenzó a experimentar un deterioro de la salud. Asimismo, el darse cuenta de que su hijo de siete años depende de él influyó en su decisión de buscar atención.

CAMILO Y LA DIABETES

Camilo reconoce que sin el apoyo del sistema de atención pública no podría costear las consultas médicas y los medicamentos asociados con su diabetes. También respeta mucho a su endocrinóloga, ya que ella le proporcionó información detallada acerca de las complicaciones relacionadas con la diabetes. Evitar estas complicaciones ha servido de motivación para crear una rutina para su propio cuidado.

Durante algunos años, Camilo ha intentado comer sin sal y evitar los refrescos y los alimentos con alto contenido de grasa, y en su lugar, comer más verduras. Se ha dado cuenta de que la sociedad mexicana “come para llenarse, no para obtener nutrientes” y que la misión de la diabetes es “anunciar que nos alimentamos mal”. Piensa que quizás la diabetes podría entenderse como una forma dolorosa de rectificar los hábitos de alimentación incorrectos, para que las generaciones siguientes puedan adoptar estilos de vida más saludables.

Según la opinión de Camilo, el sector de la salud pública no comunica adecuadamente los servicios que se proporcionan en los centros de atención médica, ni tiene suficientes clínicas para cuidar del total de la población con diabetes.

¿por qué es interesante el caso de camilo?

Este caso es interesante porque Camilo adoptó un rol activo en su cuidado de la diabetes, con el resultado de un control de la glucosa en sangre bastante bueno. Él creó una estrategia para sentirse y vivir feliz con el apoyo de su familia cercana, lo que contrasta con su nivel socioeconómico. Incluso con un trabajo sedentario como taxista, él cumple con sus hábitos de alimentación y tratamiento.

Conozca a Otto

Meet Otto
  • 64 Años
  • Con acceso a servicios públicos de atención médica
  • Diabetes tipo 2
  • Complicaciones relacionadas a la diabetes

ACERCA DE OTTO

Otto es un hombre de 64 años que vive con su esposa e hijos en el área de Álvaro Obregón en la Ciudad de México. Su hogar tiene una sola habitación en un edificio detrás de una avenida con mucho tráfico de vehículos. Hay tiendas de comestibles y comercios de alimentos en la calle. Otto vive una situación económica crítica: todo el sustento familiar sale sólo de su pensión mensual, la cual debe cubrir sus gastos médicos, las necesidades básicas de una familia de cuatro y la educación de sus dos hijos.

A Otto le diagnosticaron con diabetes hace 22 años, pero en ese momento no le importó la enfermedad y “mantuvo una vida de excesos”. Cuando notó que perdía peso sin proponérselo hizo una consulta médica. Recibe tratamiento médico periódico desde hace 15 años. Sus gastos médicos, que incluyen n medicamentos, consultas, cirugías y hospitalización, están cubiertos a través del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Sin embargo, la colonia en donde Otto vive está muy politizada y debe pertenecer a un partido político para tener acceso a varios servicios públicos.

Siento que no sobreviviré mucho más…me siento solo, incluso estando con mi esposa y mis hijos.”

OTTO Y EL RIESGO DE DIABETES

En concordancia con muchos en México, la diabetes se ve aquí como el resultado de un “susto”, el vivir emociones que pueden describirse como chocantes, tales como el miedo, la alegría y la ira. A Otto lo han robado varias veces, la mayoría a punta de pistola, y sufrió un accidente cuando se encontraba en un autobús que volcó. Para él, uno de estos “sustos” le causó la diabetes. Ha solicitado ayuda a varias instituciones con la esperanza de recibir algún tipo de apoyo, pero no tuvo éxito.

Los principales problemas que Otto enfrenta en relación con su salud son complicaciones en los pies debido a la diabetes, lo que evita que camine con facilidad y significa que debe usar un caminador o silla de ruedas para moverse. Recientemente se sometió a una operación en los pies. Su situación médica actual significa que está confinado a reposo constante, ya que se siente débil y cansado. Una mala recuperación de la cirugía podría causar más complicaciones de salud.

En su último control médico en el IMSS, los miembros del personal robaron su caminador, una situación que fue un duro golpe para su moral y economía. La mayor preocupación de Otto es no poder ayudar a su familia debido a este estado físico y emocional:“Quisiera que Dios me llevara, pero después pienso en mis hijos y no quiero que se queden solos; ¿qué harán cuando yo muera?

¿por qué es interesante el caso de otto?

El caso es representativo de los participantes masculinos en el estudio porque Otto es parte del grupo con mayor presencia numérica en las entrevistas realizadas (64–69 años de edad). Sólo con una pequeña pensión, el participante debe cumplir con el rol masculino tradicional de proveedor para cuatro personas. Su salud y situación económica le causan una ansiedad importante, lo que ha resultado en pensamientos suicidas persistentes. La hipertensión y las complicaciones de la diabetes pueden empeorar rápido dadas las precarias circunstancias económicas.

EL DESAFÍO DE LA DIABETES EN CIUDAD DE MÉXICO

LA REGLA DE LAS MITADES

La investigación de Ciudades Cambiando la DiabetesTM revela que el 13.9% de los adultos en la ciudad de México viven con diabetes tipo 2. De ellos, 29% no son diagnosticados y, por lo tanto, no son conscientes de la condición. De las personas con diagnóstico, el 14% no recibe atención. Entre los que reciben atención la mayoría - el 75% - no alcanzan los objetivos de tratamiento.

La investigación también muestra que hay diferencias significativas en la prevalencia de la diabetes tipo 2 para los diferentes grupos de etarios. Un porcentaje importante de la población es afectado en la etapa principal de su vida activa (30–59 años). La prevalencia absoluta más alta se encuentra entre las personas de 60–69 años en un 38.8 %.

Entre aquellos con un diagnóstico previo de diabetes tipo 2, también hay altas tasas de complicaciones. Casi el 63 % de las personas con diagnóstico de diabetes reporta complicaciones relacionadas con la visión, en tanto más del 39 % reporta complicaciones relacionadas con neuropatías.

Además, la nueva investigación revela que se calcula que el 19.8 % de la población adulta en Ciudad de México padece intolerancia a la glucosa, lo que se conoce habitualmente como prediabetes; esto los pone en mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 en el futuro cercano.

Por debajo de la alta prevalencia de la diabetes tipo 2, en la Ciudad de México se encuentran muchas transiciones demográficas, epidemiológicas y nutricionales que, a su vez, la han llevado a tener uno de los índices de obesidad más altos del mundo. La investigación más reciente muestra que el 74 % de los adultos en la Ciudad de México tienen sobrepeso u obesidad (39 % con sobrepeso y 35 % con obesidad, respectivamente). Entre las mujeres adultas, la prevalencia de la obesidad es de casi 40%. Además, México se clasifica como el país con mayor obesidad infantil a nivel mundial.

Importante: La última columna se ha calcudado de acuerdo con la regla de las mitades general debido a la falta de información.

LA INVESTIGACIÓN

La investigación fue realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública de México dirigido por el Dr. Simon Barquera.

Lea más sobre la investigación y los resultados de Ciudad de México en Diabetes Urbano - los retos y las oportunidades.

 

Se realizaron encuestas entre una muestra representativa de 2,479 personas de 20–69 años de edad que viven en las 16 delegaciones que constituyen el Distrito Federal de Ciudad de México. La información acerca de las características de la vivienda, la demografía, la información de salud, el consumo de alimentos y los niveles de actividad física se recopiló junto con información sobre antropometría, los biomarcadores para la diabetes y la lipidemia. Además, se recolectaron muestras de sangre de 1,300 participantes para la medición de biomarcadores para diabetes y lipidemia.

La evaluación de la vulnerabilidad se basó en 225 entrevistas individuales realizadas a personas que viven con diabetes tipo 2, conducidas por trabajadores de campo capacitados

l

Explore challenges and key insights for each city